Sabana Norte, 300 m. noreste del ICE
(+506) 2220-2200

Reforma al Reglamento Legislativo reducirá tiempos de tramitación de leyes

Reducción de tiempos para la aprobación de proyectos de ley, la caducidad de los asuntos de discusión y la creación de un mecanismo de vía rápida para la aprobación de leyes son los tres principales aportes contemplados en la reforma al Reglamento Legislativo, según nuestro asesor legislativo Daniel Calvo.

El principal aporte de la reforma radica en:

  1. Reducción del tiempo para la aprobación de proyectos de ley: El XXIV Informe del Estado de la Nación señala que en la última legislatura (2017-2018) el promedio fue de 20 meses y en otros años hasta 28 o más meses.
  2. Caducidad de los asuntos de discusión: Evitará seguir debatiendo por décadas un proyecto de ley: Ahora tomará cuatro años desde su presentación, prioridad para la discusión de mociones de plazo cuatrienal (38 votos requeridos).
  3. Creación de un nuevo mecanismo de vía rápida (artículo 178) que brinde mayor confianza y con reglas claras previamente determinadas: Para la aprobación de una ley 38 votos serán necesarios, pero no aplicará a reformas constitucionales, tratados y convenios internacionales referentes a la integridad territorial o a la organización política del país. Establece además los tiempos precisos para cada una de las etapas de análisis y discusión de los proyectos.

La Comisión de Asuntos Hacendarios se encargará tanto de la aprobación de presupuestos como de la liquidación del presupuesto de ordinario. Amplía las potestades de investigación de la Comisión Permanente Especial de Seguridad y Narcotráfico. También se dará prioridad al conocimiento de informes de comisiones investigadoras en plenario y a los informes sobre consultas de constitucionalidad. La votación secreta aplicará solo para casos de votos de censura, compatibilidad del cargo de diputado con otras funciones y la concesión de honores.

Entre algunas de las mociones rechazadas o no valoradas se encuentran, por ejemplo, la del 2007 denominada “Introducción del Principio de Responsabilidad Presupuestaria” es decir, establecer como requisito la definición de donde saldrán los recursos para financiar las propuestas (“Promesa Democrática”) o el no establecimiento de un proceso de admisibilidad de los proyectos.

Los conflictos por informes de ingreso y gasto, así como la dificultad de lidiar con proyectos bajo reglas anteriores vs proyectos a los que se debe aplicar nuevas reglas, sobre todo en cuanto al establecimiento de plazos en comisiones con largas órdenes del día, son los principales retos y desafíos que impondrá esta reforma.

Se estima que generará que los nuevos expedientes avancen más rápido, que se reciclen viejas iniciativas para que se le apliquen nuevas reglas, así como la aprobación de proyectos al calor de la coyuntura.

Boletines

Contacto de Prensa